Dice Holden Caulfield sobre los libros:

“Los que de verdad me gustan son esos que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera muy amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras”.

Esta página nace porque hay artistas cuyos mundos cambian el tuyo. Porque una vez que los conoces ya no puedes prescindir de ellos. Porque los consideras amigos tuyos aunque jamás llegues a tratarlos en persona. Porque nunca hablarás con ellos pero ellos se comunican constantemente contigo. Porque ya forman parte de ti.

domingo, 30 de diciembre de 2007

ME HE PERDIDO




Las canciones que cuentan historias son doblemente enriquecedoras. Si además en esas historias se intuye algún referente real, los iniciados las disfrutan aún más.

Me aburre la música de Christina Rosenvinge, pero me intriga su figura. No puedo dejar de admirar a una tía capaz de seducir o cuanto menos despertar el interés de dos tipos que a su vez despiertan el mío como son Ray Loriga y Nacho Vegas.

De Verano Fatal me esperaba más. De siete canciones me quedo con tres. Pero hay una que vale por las siete. Nacho Vegas en estado puro e inspirado. Un cortejo en toda regla, la crónica de una seducción paso a paso. Nacho (o su personaje) intentando ligarse a Christina (o su personaje). Chico perdedor entrándole a chica dura: poema o canción asegurada.

Pero además, es la crónica de un tiempo y una generación: la nuestra, la de los treintañeros/ cuarentones en la primera década del siglo XXI (Nacho tiene 33, Christina anda por los 43) .

Quien más, quien menos, arrastra heridas, desamores, desencantos (y pobre del que no).
A algunos nos cuesta encontrar nuestro sitio (aún). Somos animales heridos, entre escombros. Endurecidos por fuera porque no queda más remedio: “lo natural es odiarse”, decimos hasta con convicción. Tremendamente solos, intentando no perder la fe. Con cuarenta y tres candados (uno por año), o mil, pero tal vez de plástico: se derriten a la primera mirada intensa. Por eso mejor no acercarse demasiado: “me lo tengo prohibido”.

Chicos perdidos y mujeres incomprensibles, que queremos una cosa y a la vez la contraria. No sabemos qué es lo correcto. Intuimos que seguramente no haya una única manera, ni siquiera una correcta. Y mientras, seguimos entonando dulces gritos y practicando el más viejo de los ritos para acabar, una vez más, perdidos.


ME HE PERDIDO

Lo intenté por tercera vez
me enfundé en mi traje beige
miré hacia el suelo y me santigüé
te encontré entre los escombros.

Y aún quedaba un muro en pie
te vi apoyada en él y creo que
lo hacías para no perder la fe
el Cristo en la pared se encogió de hombros.

Y tú con tu voz, esa voz
y tu pálida piel
con el brillo en tu pelo del trigo
con ese otro brillo que imagino tras tu abrigo.

Pasaste estos últimos inviernos
al calor de un infierno construido en el amor
para acabar en demolición
me dices “ahora ya estás advertido,
no te fíes de un animal herido”
y ¿qué te iba diciendo yo...?
Me he perdido.
Lo intenté siete veces más
quería ver lo que hay detrás
de tu imperturbabilidad
y abrir tu puerta de cuarenta y tres candados.

Te adiviné en tu balcón
silbando una larguísima canción
pensando “¿es esto lo correcto o no?”
así que hice ¡chas! y aparecí a tu lado.

“Lo sabes, ahora ya estás advertido,
no te fíes de un animal herido”.
Y “ ¡Oh! Descuida”, le mentí, “soy un experto cazador”.
“Lo has visto, es mi mundo derruido
lo que hoy es puro mañana está podrido”.
Y ¿qué te iba diciendo yo...?
Me he perdido.

Mátame si ya no te soy de utilidad
mátame tras leer el mensaje
pero ahora me desnudaré sin quitarme el traje.

Lo he visto, es tu mundo al derrumbarse
que “lo natural es odiarse” me dijiste,
he de reconocer, con cierta convicción.

Y entonces entonaste dulces gritos
comenzó el más viejo de los ritos
¿fuiste tu, fui yo o sencillamente fue algo superior?

Y añadiste: “Si lo hacemos, tonto mío,
pues hagámoslo como es debido”.
Y ¿cómo es eso?” , pregunté
y tú me dijiste: “Justamente así no”,
y paraste: “Me lo tengo prohibido”.
Yo protesté empapado y más que aturdido
y ahora sí que sí que yo...
me he perdido.

Que ahora sí que sí que sí que sé
que me he perdido
porque sólo es pensar en ti
y acabar perdido
porque sólo con pensar en ti
me pongo perdido.

6 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

para mi, esa ha sido la canción que más me ha gustado este año que acaba. la letra es muy nachovegas, es brutal, y la musiquilla con el banjo sonando por detras es brutal tambien.
por otro lado coincido en que la música de Christina no me gusta pero ella parece una tipa interesante, o extraña o quizas ambas cosas.

luego del disco me gusta que nos parte un rayo, ayer te vi y verano fatal. no lloro por ti es casi escuchable y las otras dos mejor no hablar...

un saludo!

en tierra de nadie dijo...

Hola, marinero.
¡¡¡qué rapidez!!, me pillas intentando arreglar esto. Tengo problemas para colgarlo bien y que me salgan los saltos de línea como es debido, siento que lo hayas leído todo tan junto.

Coincido plenamente contigo sobre las canciones de ese disco: me gustan las de él y lo de ella parece una venganza contra Ray Loriga.

besos

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

Aqui sí que me gustas, te reconozco más, ya ves que ironía si apenas te conozco, pero no sé, te intuyo mejor, eres más auténtica sin duda. tu área de descanso es a veces un área demasiado blanda para lo que dejas entrever. Bien, también es cierto que todos tenemos varias facetas. no sé, psicoanálisis barato de domingo por la tarde en vísperas de fin del mundo. Que esto sí me ha gustado y mucho, la introducción es un canto a nuestros años, crudo y real. Es cierto mujeres que piden una cosa y la contraria, debes ser de las primeras a las que lo oigo. no sé, me parece un texto cojonudo O Connell, muy bueno en serio.

Adrián dijo...

qué tenemos aquí... si es un poco más de la pareja del año!! me va más la de bunbury-vegas pero no puedo pasar por aquí sin comentar el "me he perdido". no la había escuchado desde el punto de vista generacional que nos aportas, pero creo que tienes razón en ello.

la parte que más me gusta de la canción llega cuando dice "no te fíes de un animal herido". tremenda advertencia. si quieres traspasarla, allá tú

beso!

Nallely dijo...

Mmmmm..desde el momento que la escuche me perturbo tremendamente, la música circular y esa señora letra, que vaya que creo es ahora mi preferida dentro de todas las canciones de Nacho. No sé ni cuentas veces la he escuchado, pero seguro que muchas..algunos dias la he escuchado por más de media mañana repientendola una y otra vez...Tiene frases legendarias, es legendaria y yo no creo que se ajuste a los trentañeros y cuarentones solametne, yo tengo 20 años y creanme que me llega igual..es algo general creo yo.. una total obra maestra.

stupidway dijo...

amo esta canción, es perfecta.